domingo, 8 de julio de 2012


Entornar los ojos,
doblar las membranas coleccionadas:
lo pardo, lo redondo, lo estriado.
Separar los pétalos,
intervenir en sus pigmentos,
operar en sus formas,
desparramar:
Las plantas de la luna y sus delicados tentáculos,
ese perfume y ese color son del submundo, no del cielo,
vienen del fuego excéntrico
donde las mariposas negras, de muchísimas alas,
se deslizan en una marabunta
Hondonada
y yo con mi herida abstracta:
NO HAY CONSUELO PARA LAS GRIETAS
PSÍQUICAS DEL BOSQUE.

Victoria Palacios, "membranas", en Turbantes(inédito).

No hay comentarios:

Publicar un comentario